Entradas

Mostrando entradas de 2008
Obsesión patológica por las apariencias y el ahorro Si todavía no nos hemos dado cuenta ,la recesión nos caerá encima de un momento a otro, es cuestión de tiempo y necesitamos ahorrar. ¿Por qué nos cuesta ahorrar? Bueno son muchos factores que entran en juego:1) gastamos más de lo que ganamos por lo que andamos mal en la administración de los ingresos 2) el poder adquisitivo de la moneda se deteriora con el tiempo 3) pero sobre todo la necesidad de vivir de apariencias es lo que nos hace claudicar ante el gasto desmedido . Queremos aparentar todo, este impulso es tan fuerte como la necesidad de abrigo y otras necesidades básicas ,así de grave es el asunto . En esta sociedad la autoestima gira alrededor de tener cosas y tener conocimiento .Ninguna de las dos son malas por si solas el problema es cuando se llega a la obsesion por lograrlas. Tener cosas (incluido por supuesto el dinero) es el motor de todas las motivaciones humanas por lo menos en la sociedad occidental ,tener elevada aut…

¿Qué comportamiento se espera de nosotros los psicólogos?

De ningún otro profesional están tan pendientes las personas que del psicólogo ,desde la forma de vestir hasta como caminamos y que conducta manifestamos,a los demás profesionales no se les juzga tanto como actúan sólo basta con que cumplan con su trabajo .Al psicólogo además de exigírsele eficiencia también se le pide que presente una imagen equilibrada .¿Será que todos somos asi? .Parece que hay algunos problemas en relación a esto y se debe a algunos factores como ser la tergiversacion de que el psicologo debe ser extrovertido y se llega a los extremos del histrionismo ,por otra parte se debería esperar que tuviéramos más empatía pero caemos en la frialdad , el humanismo entendido como bondad ,aprecio por los demás y la afectividad positiva se transforman en maldad , también en lugar de tener facilidad para el consenso algunos somos demasiado beligerantes e irreconciliables ,demasiado controversiales que no se puede llegar a unir los pensamientos ,esto último es el rasgo más pernic…

La Psicología una profesión que trabaja con fenómenos intangibles

Si yo pudiera volver a mis antiguas posibilidades de haber culminado una carrera en el área de las Matemáticas ,estaría pensando que podría haber sido más fácil para mi porque la noble profesión de la Psicología es mucho más que abordar problemas relativos a la conducta ,es por gran margen una constelación de variables sumamente complejas de manejar con rigor científico y no porque la Psicología carezca de herramientas sino que la dificultad estriba en lo intangible que son estas variables : La Inteligencia , motivación , depresión etc. no se pueden ver ni tocar sino que se infieren a través de pruebas .
Por otra parte la conducta estudiada por psicólogos hace 20 años no tiene el matiz que ahora presenta en un mundo donde el ser humano ha aprendido a esconder su verdad como persona .
Bueno con esto no quiero desanimarlos sino que lo hago para una reflexión puntual: para ser buenos psicólogos debemos estudiar continuamente y sobre todo utilizar la investigación cientifícia para conocer l…

una profesión muy digna

La Psicología es una ciencia incomprendida , sub-valorada por una sociedad que cree sólo en lo que puede ver y tocar,las variables psicológicas no tienen esta condición por lo que la labor del Psicólogo no es considerada como vital ,esta percepción se nota más en los países en vías de desarrollo donde se considera que no se necesita mucho de esta profesión . Y la verdad de las cosas es que ser un Psicólogo competente puede ser tan difícil o más que desempeñarse bien en otras profesiones por lo misma de que los fenómenos psicológicos los tenemos que inferir o son captados de manera indirecta .
Sin embargo hoy más que nunca la sociedad necesita de la Psicología y de los Psicólogos para salir adelante en la complejidad de la conducta individual y social .
Por todo lo anterior considero que la Psicología es una profesión digna y que se merece todo el respeto y consideracion de la sociedad en el siglo XXI