Dolor Emocional

Dolor y daño emocional son dos cosas distintas ,el dolor es la primera etapa para después llegar al daño, si no atendemos el dolor puede ocurrir el daño, son señales de alerta que nos da la mente para que busquemos como aliviar esta situación incómoda que quita calidad a la vida. Para Martínez Jaime el dolor emocional es uno de los males más comunes y que sucede a diario a nuestro alrededor o a nosotros mismos, nadie está exento de sentirlo en un momento o en muchos momentos de la vida. Este tipo de dolor puede llegar sorpresivamente y a medida de que nos toma desprevenidos el golpe es más devastador.
Es el tipo de dolor que no queremos enfrentar y en muchos de los casos tratamos de evadir, ya que los seres humanos nos vamos haciendo “casi expertos” en evadir las cosas dolorosas de la vida, el sufrimiento es algo que parece tener dos extremos en la reacción humana, uno de los extremos es el auto engaño, ya que no queremos reconocer que algo grave está sucediendo en nuestra vida. Un ejemplo de esto es cuando ante la amenaza de la separación, que es evidente porque nuestra pareja cada vez se aleja más y más, tanto físicamente como emocionalmente, queremos creer que no pasa nada, que todo se va a arreglar y esta es una de las formas más comunes de hacernos “tontos solos”.
El otro extremo es la adicción al dolor, existen personas que van pasando de dolor en dolor por la vida, tanto físicamente como emocionalmente. Todos hemos conocido a alguien quien siempre nos hace comentarios sobre lo mal que le ha ido o sobre los problemas físicos que están pasando, sin darse cuenta que ese dolor le reporta ganancias; un ejemplo muy común es cuando presentamos un comportamiento que verdaderamente da lástima y en realidad eso es lo que buscamos, mostrar un dolor que verdaderamente desgarre para encontrar la compasión de los demás o con esto podemos hacer un chantaje a las personas que nos quieren; otro ejemplo común es la entrega total, en donde nos muestran todo el sacrificio que se hace o se vive para darle un significado a nuestro actuar, como en el caso donde la madre abnegada a dado todo por sus hijos, lo cual se puede ver como una conducta llena de dolor y que pide compasión. Irma Covarrubias expresa que a veces cuando estamos pasando una etapa dolorosa, una pérdida de un amigo, esposo, muerte de un familiar, una liquidación, un despido, una jubilación, pérdida de un amigo, etc inconscientemente tratamos de seguir adelante como si nada pasara, pero con esta actitud, conseguimos el efecto contrario. Nuestro dolor crece y cobra mayor importancia a medida que tratamos de ocultarlo a nuestros ojos y a los demás. Pero escapar al sufrimiento es imposible. Sólo si nos permitimos vivir la experiencia del dolor hasta agotarlo, conseguiremos finalmente que desaparezca.
Ahora, gracias a la nueva tecnología, los científicos están confirmando que el sufrimiento emocional realmente puede doler físicamente.

Las nuevas investigaciones cerebrales revelan que la misma parte del cerebro que procesa el dolor físico también se encarga de procesar el dolor emocional.
Y esto explica, afirman los expertos, que de la misma forma como una lesión física puede causar dolor crónico, mucha gente nunca se recupera de una herida emocional.
El dolor emocional, sabemos, puede adquirir muchas formas. Puede ser el rompimiento de una relación, la exclusión social, o la forma más extrema que es la pérdida de un ser querido.
Muchas personas que han experimentado este tipo de dolor extremo a menudo hablan de “un dolor en el pecho”, “un vacío debajo del esternón”, o de pensar que se están volviendo locos por tanto dolor.
“La gente que ha sufrido daños emocionales a menudo traduce ese dolor en algo físico”, afirma el profesor David Alexander, director del Centro de Investigación de Trauma en Aberdeen, Escocia y quien ha ayudado a sobrevivientes de desastres, incluidos en tsunami en Asia y la guerra de Irak.
La doctora Naomi Eisenberger ha logrado demostrar qué partes del cerebro se activan cuando sentimos dolor emocional.
La investigadora desarrolló un juego de computadora en el que deliberadamente se hace que los participantes se sientan excluidos.
Los escáneres cerebrales que se toman simultáneamente han revelado que el cerebro procesa de la misma forma el dolor que la persona siente al ser rechazada socialmente que el que siente con el dolor físico.
La investigadora cree que el dolor físico y el dolor emocional están relacionados de esta forma porque las relaciones sociales son cruciales para nuestra supervivencia como especie.
Enfrentado a una situación de peligro, un hombre solo tiene menos posibilidades de sobrevivir que un grupo de humanos.
"El sistema de uniones sociales está muy vinculado al sistema de dolor físico para asegurar que el ser humano permanece conectado de cerca a los otros", afirma Naomi Eisenberger.
"Cuando se nos separa de una relación, o un grupo nos rechaza, es muy doloroso -agrega- así que intentamos evitarlo".
Y de la misma forma como el dolor físico puede volverse crónico, también ocurre lo mismo con el dolor emocional.

Comentarios

Ligia Destephen ha dicho que…
me parece muy importante esta informacion porque puede ayudar a muchas personas, a sacar su dolor y a entender que aveces el dolor que se siente es emocional, tambien algo interesante es el hecho de que primero tenemos el daño y luego el dolor lo cual es importante saber en dado caso de que nos acurra un daño emocional intentar evitar que pase a ser dolor y si pasa saber como hacer para irlo superando.
Noemi ha dicho que…
No me imagino el armario tan enorme de sentimientos y emociones dolorosos reprimidos que todos los seres humanos hemos de tener, porque como dice;"ya somos casi expertos en evadir las cosas dolorosas de la vida"y todas esas cosas evadidas se van sólo guardando y guardando en ese armario y verdaderamente esto es tan evidente que creo que tiene alguna relación con lo que hablaba la otra vez en el articulo del periódico sobre el comportamiento suicida, porque pienso(en mi loco pensar)que la gente ya no quiere seguir teniendo en su vida ese armario lleno de dolores, pesares y tanta cosa reprimida que al parecer nunca logró superar o aliviar o por lo menos vaciar del armario y que nos lleva a tanto daño emocional y de eso hasta el suicidio en el extremo de los casos.Y como dijo,nadie está exento de sentirlo pero yo creo que en la medida en que estemos mas conscientes de esto estaremos más preparados o mentalizados para cuando nos toque pasar por el,y no evadirlo para que no sobrecarguemos más el armario y no explote y suframos "El Daño Emocional del cual pocos son los que se recuperan", aunque, tambien pienso que uno a la verdad nunca supera esas cosas que son demasiado dolorosas si no mas bien es que aprendemos a vivir con ellas y cuando pensamos en ellas ya lo hacemos no con el mismo sentir con que lo haciamos cuando era reciente.
Entonces hay que empezar poco a poco a descargar ese Armario e ir eliminando todo eso doloroso que a la verdad nos enferma y nos quita la paz y la plenitud a nuestra vida y reemplazarlo por las cosas buenas que el dolor a la larga nos dejó y tomarlas como que si fueran una lección de vida necesaria para aprender a vivir en la alegria y en la tristeza sabiendo que despues de la tormenta hay un hermoso Arco Iris...!
suyapa Montalvan ha dicho que…
Muchas veces pasamos por un dolor el cual decimos que es una herida en nuestra alma así lo decimos. Pero en realidad me gusta eso que escribió que primero es el dolor y después ocurre el daños físico porque asi es el daño ocurre después de que se causa un dolor y de varias formas, en mi caso fue la muerte de mi abuelo sentí el dolor que después ese recuerdo de el quedo en mis pensamientos..
Sin duda uno de los dolores más difícil de identificar y soportar y de los más frecuentes, es el dolor emocional.

Por lo regular la persona que lo padece, trata de ubicarlo en alguna parte del cuerpo. Por lo general se dice que duele el corazón, porque se ha representado a éste como la sede de los afectos, pero en realidad no sabemos bien dónde duele adentro del cuerpo, es un dolor difícil de ubicar, porque lo cierto es que más que un dolor, es una sensación de malestar difícil de explicar.

Es más fácil expresar me duele el corazón a me duele algo y no sé ni qué ni dónde", manifestó la Dra. Vanessa Nahoul, Doctora en Psicología Psicoanalítica y coordinadora de la Comisión de Enlace Internacional del Instituto de Investigación en Psicología Clínica Social (IIPCS).
Jade Ayala ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lorena Jackeline Lopez Alas ha dicho que…
Me parecio muy importante la diferencia que hiso entre el dolor y el daño emocional y que el dolor se debe tratarse desde el principio para que no se convierta en algo nocivo y en un circulo vicioso, de recordar los eventos dolorosos, aun mas cuando son de forma sorpresiva, lo mejor es lavantarse secarse las lagrimas y seguir adelante.
-Lorena J. Lopez Alas
rebeca vallejo ha dicho que…
Me parece muy interesante este tema y sobre todo gracias Lic. Por su aporte y por aclarar esta información ya que a veces tendemos a confundir
Monica Gisell Bove ha dicho que…
Este tema no puede estar mejor detallado.
Jenny Avelar ha dicho que…
Excelente artículo,me gustò mucho ya que muchas veces tenemos que aprender a enfrentar situaciones dolorosas que la vida nos da y poder salir adelante...
Valeria Moreno ha dicho que…
Este artículo me ayudo a relfexionar sobre una situación por la que estoy pasando, creo que es un excelente artículo.
Idalia Lovo ha dicho que…
Me encantó en artículo,me ayuda a entender muchas cosas en mi vida, pero me deja con algunas ineterrogantes, si bien ignorar el dolor y fingir que no existe no es una manera efectiva de tratarlo, "vivir la experiencia del dolor hasta agotarlo" me parece una receta muy general para tratar con el dolor,¿qué pasa si no se agota? ¿cómo evitó caer un una adicción al dolor? Por ejemplo cuanto tiempo diría que es rasonable sufrir por una ruptura, una infidelidad o la pérdida de un familiar? Me gustaría que ahondara en la manera más saludable de llevar el luto. Gracias

Entradas populares de este blog

Control de la impulsividad

Aparentar

Mente Egoica