Gestión Emocional

Cuando hablamos de gestión nos referimos a la posibilidad de encontrar recursos en este caso para las emociones de manera que sean favorables los resultados en varios ámbitos. En el hogar escuela o trabajo.
La Gestión Emocional se fundamenta en la autoestima, el compromiso, la responsabilidad y la libertad ante sí mismo y ante los demás, a partir del desarrollo de la propia conciencia.
Únicamente cuando nos sentimos seguros de nosotros mismos, en entornos distendidos, que poseemos recursos y experiencias apropiadas y suficientes, las personas podemos paulatinamente ir reflexionando sobre nuestros modos de reaccionar, proceder y de interactuar
La Gestión Emocional integra conceptos y experiencias tan diversas como el miedo, la ira, la alegría, la tristeza, el amor, la sorpresa y la vergüenza.
Al niño no hay que dejarlo a la deriva, emocionalmente hablando sino que debemos ser proveedores de emociones positivas sin demasiado intervencionismo para que vayan moldeando de la mejor manera sus emociones, esto lo extenderán a la escuela y por supuesto ya adultos al mundo laboral.
Algunas de las principales fallas de los padres consisten como dice Aitziber Barrutia Leonardo es no enseñarles a manejar adaptativamente la frustración, existen cuatro factores puntuales :
1. La culpa. Debido principalmente a motivos laborales y actividades extraescolares, las madres y padres de hoy en día cada vez tienen menos tiempo para dedicar a sus hijos/as, y el que disponen prefieren invertirlo en verles sonreír. Pero esas carencias afectivas no pueden suplirse con posesiones materiales.
2. El humor. A pesar de que en ocasiones resulten graciosas las reacciones viscerales de un niño de cinco años en un momento de rabieta, sus amenazas de “¡Pues ya no te quiero!” o incluso sus puntapiés, el niño interioriza esta reacción como forma válida y aceptada para conseguir su objetivo. Imagínese la magnitud de sus amenazas y su fuerza física a los quince o veinticinco años. ¿Qué pasará cuando no obtenga el puesto de trabajo deseado o la atención de esa chica que tanto le interesa?.
3)La vergüenza
Muchas madres y padres reconocen no sentirse capaces de negar las demandas de sus hijos por el miedo al qué dirán. Las normas que no se cumplen siempre, sin excepciones, crean confusión en los niños/as y en el caso de que termine por entender que la actitud adoptada varía en función de la gente que esté presente, es más que probable que utilice esta nueva estrategia en su propio beneficio, pidiéndole cosas cuando sepa que usted no puede negarse.
4. Miedo a frustrar. Muchas madres y padres temen que decir “no” vaya a frustrar y tener consecuencias perjudiciales para sus hijos. Lo cierto es que los niños buscan, necesitan y agradecen los límites. Piensen si no, en cuando su hijo/a comenzó a dar los primeros pasos y corría mirándole a usted por el rabillo del ojo esperando un “¡Para!” definitivo o una mano que lo detuviese con firmeza. Si bien en un momento concreto pueden generar frustración, a largo plazo, los límites son necesarios. Será tarea de las madres y padres aprender cómo y cuándo hacerlo.
No olvidemos que la niñez es un proceso educativo, un paseo de reconocimiento donde los niños/as aprenden a utilizar herramientas que les servirán para desenvolverse en la vida. En él aprenden patrones de conducta que, muy probablemente, repetirán de mayores con el fin de obtener resultados similares termina diciendo Leonardo.
Cuando llegamos a ser personas productivas expresamos mucho de esa gestión equivocada o no que se fomentó en nuestros hogares.
La profesora de Gestión de Wharton Sigal Barsade, la cual estudia la influencia de las emociones en el lugar de trabajo dice que “las emociones viajan de persona a persona como si se tratase de un virus”.
Barsade es coautora de un nuevo artículo titulado "Why Does Affect Matter in Organizations?" (“¿Por qué el afecto importa en las organizaciones?) Afecto es una palabra que en los estudios de comportamiento también se emplea para hacer referencia a las emociones. La respuesta a la cuestión: el estado de humor, emociones y temperamento de los trabajadores en general tienen efectos sobre los resultados laborales, sobre los procesos de toma de decisiones, la creatividad, las tasas de rotación, el trabajo en equipo, las negociaciones y el liderazgo.
“La literatura actual muestra que el afecto importa porque los individuos no son islas emocionales aisladas; cuando los trabajadores acuden al trabajo, también llevan consigo sus rasgos, estado de humor y emociones; sus experiencias y expresiones afectivas afectan a los demás”, se puede leer en el artículo, del que también es autor Donald Gibson, de Dolan School of Business, Universidad de Fairfield.
Que aprendemos de esto? Porque llamamos jungla al trabajo? Pues porque allí hay todo tipo de acciones generalmente deleznables entre compañeros de trabajo : envidias , zancadillas , chismes ,y otros daños mayores ,producto de una mala gestión en el hogar .
Al acudir al trabajo los empleados también llevan consigo sus emociones. Llevan consigo su cerebro. Llevan consigo sus emociones. Los sentimientos determinan los resultados. Determinan el comportamiento y otros sentimientos. Hay que pensar en la gente como conductores de emociones”.

En este artículo, Barsade y Gibson consideran tres tipos diferentes de sentimientos:
Emociones puntuales de corto plazo, como la alegría, la ira, el miedo y la indignación.
Estados de humor, que son sentimientos que perduran algo más y no están necesariamente relacionados con una causa particular. Por ejemplo, una persona puede estar de buen o de mal humor.
Rasgos de la personalidad, que definen el enfoque general de una persona ante la vida. “Siempre es tan alegre”, o “Siempre mira el lado negativo”. En conclusión si nosotros como padres experimentamos todos los problemas en el trabajo debido a lo que nos hacen los demás con mucha más razón debemos enmendar las acciones equivocadas con nuestros hijos; cada día que regresamos de nuestros trabajos hay que realizar una gestión positiva de las emociones ,este es el mejor legado que les dejaremos.

Comentarios

ritaespinoza ha dicho que…
gestion emocional como se dice en el articulo diario vivimos con emociones las cuales deben ser controladas los cuatros factores expuestos me llamo mucha la atencion ya que es una forma de como podemos educar a nuestros hijos para que aprendan a enfrentarce a la vida cuando les toque desempeñarse como profesionales y aun cuando se relacionen con todo tipo de personas la educacion que nustros padres nos den es la guia de nuestra vida asi que amor y rigor es una frase que debe practicar el padre
margeori ha dicho que…
como dice el articulo vemos muchas veces que los padres cometen errores que despues son muy tarde arreglar uno de ellos seria el abandonar a los hijos tanto tiempo por estar trabajando para darles una vida digna lo que ellos no saben es que es mas importante que ellos esten para brindarles su apoyo como padres y amigos esa seria la unica forma de que hayan hogares funcionales y no disfuncionales
Saraí Pohlenz ha dicho que…
creo que es muy importante aprender a manejar nuestras emociones en cualquier ambiente donde nos encontremos. Sabemos que este proceso de aprendizaje se da desde la niñes y los padres juegan un papel importante en el mismo.
A medida aprendemos a desenvolvernos mejor, y reaccionar emocionalmente de una manera psitiva tendremos mejores resultados con las personas que nos rodean y por lo tanto nos sentiremos mas satisfechos de nosotros mismos.
Noemi ha dicho que…
Yo pienso que en estos tiempos tan "Modernos",a los niños parece tratarseles como si fueran adultos, como si todo lo supieran, o como si el niño ya trajera incorporado todos los patrones conductuales que utilizará a lo largo de su vida, porque los padres hasta se sorprenden de las tantas cosas que los niños saben y que comparten con ellos, tanto así(digo yo),que parece que ni se preocuparan por enseñarles a sus hijos muchas otras cosas más que son indispensables para crecer y vivir, y para el caso el control sobre sus Emociones y Sentimientos porque ni que el niño fuera robot con un chip de inteligencia y sin sentimientos ni Emociones, creo que en gran parte es el ambiente actual el que influye para que esto suceda porque al niño se le deja así como dice usted; "a la deriva" a lo que venga, a lo que cualquiera le enseñe sea bueno o sea malo además de que, los padres son más condescendientes, mas permisivos y dejan que el niño haga lo que quiera y tenga lo que quiera con tal de que no esté molestando, queriendo compensarlo todo con los juguetes caros que les compran, dejando de lado lo más importante que es, hacer de Él una persona sensible, cariñosa, entusiasta, honrada, respetuosa, responsable, colaboradora y otro montón de cualidades especiales, sin darse cuenta que el niño jamás reflejará en su conducta lo que nunca se le enseñó o aprendió en casa con sus padres, por eso despues las grandes verguenzas que pasan los padres, y ni así reflexionan y le prestan más atención al niño y tooodo eso impide que se dé el desarrollo de una personalidad sana en el niño, capáz de expresar sus sentimientos y emociones de manera dulce, amable, alegre incluso desarrollarles esa empatia para con los demas, para que cuando crezcan no sean personas egocentricas, frias y en cuanto a relaciones interpersonales ni hablar y todo esto sucede quizás porque a los padres les importa más darle al niño una vida material mejor y descuidan la parte Emocional.
Pero lo que uno aprende de chiquito en casa jamás se olvida porque es como cuando aprendemos a escribir, es para siempre, bueno, hasta que morimos...

Entradas populares de este blog

Control de la impulsividad

Aparentar

Mente Egoica